Las actividades fundamentales de la unidad giran en torno a las reconstrucciones históricas que se realizan, bien de forma privada o de cara a acontecimientos con público, por invitación de ayuntamientos o instituciones privadas que organizan actos relacionados con la Historia Militar.

Los miembros del grupo deben tener uniforme de acuerdo a la época recreada. Normalmente son réplicas de los utilizados por la unidad original. De igual manera ocurre con los accesorios reglamentarios, absolutamente idénticos, e incluso originales en el Ejército alemán en los años 1939-45. Todo este equipo es costeado por el propio granadero, al que se le instruye entregandole los “cuadernos para reenactors” que edita la propia sección. En ellos se explican las partes del equipo, cómo llevarlo, la uniformidad, las condecoraciones, órdenes en alemán, movimientos de orden cerrado y despliegue, etc.

La sección dispone de varios vehículos de época originales y restaurados, así como armamento tanto ligero como pesado, que se encuentra operativo o inutilizado según el actual Reglamento de Armas y Explosivos. Los granaderos que deseen portar armas en fuego real deberán estar provistos de la correspondiente licencia así como la preceptiva Guía de Pertenencia y entregar copia de las mismas a la Komandantur del grupo.

En nuestras salidas al campo llevamos idéntico material al utilizado en la época, durmiendo incluso bajo los “zeltbahn” que forman nuestras tiendas de campaña, cocinando en hornillos “esbit” y comiendo en marmitas con cubiertos de campaña. Disfrutamos de la naturaleza y, en ocasiones, padecemos sus fríos e inclemencias.

img4a7d56bae6cd1 
Marchas como la de la fotografía son una de las actividades fijas de la LSSAH.

Actividad importante es también el trabajo en nuestro “campo de entrenamiento”, acondicionando trincheras, alambradas, rehaciendo bunkers, pozos de tirador, etc. para que los ejercicios se desarrollen dentro de la más absoluta fidelidad a las acciones bélicas que representamos. Somos uno de los pocos grupos en España con un campo para prácticas que nos permite ejercitarnos con total libertad. En casi todas las ocasiones finalizamos estas acciones con magníficas chuletadas, buen vino y un gran ambiente de camaradería y amistad.

Regularmente, la unidad trata de reunirse con el objeto de "discutir" temas relacionados con la buena marcha de la sección. Otras actividad importante es nuestra presencia en ferias de militaria, en las que damos a conocer nuestro hobby y la identidad de la Asociación Española de Reconstrucción Histórica, de la que formamos parte. Nos financiamos principalmente de cuotas que se pagan una vez al año, con las cuales se cubren los gastos de mantenimiento del material, el mantenimiento de nuestro campo de entrenamiento y el combustible de los vehículos. Ser asociado permite, evidentemente, participar de nuestras activades privadas. Además, el socio tiene derecho a participar en la parte privada de está misma página web, con contenidos y formación mucho más específica. La cuota básica es anual existiendo cuotas de menor cuantía según las particularidades de algunos socios. A cada socio de la AERH se le entrega un carnet donde aparece el nombre y apellidos reales. Con dicho carnet se puede entrar de forma gratuita a Bolsas de Militaria organizadas por la Fundación Don Rodrigo, entidad con la que nuestra asociación colabora estrechamente. Además de identificarle para las actividades de la AERH, este carnet permitirá al titular tener descuentos en tiendas concertadas.